Editorial

Huelga general: ¿Cerró usted por convicción o por miedo?

El Sindicato Andaluz de Trabajadores ha convocado para hoy miércoles, 14 de abril, una huelga general en la Sierra Sur de Sevilla que, al menos en Estepa, está siendo seguida de forma elevada pues la mayoría de pequeños comercios (panaderías, carnicerías, tiendas de moda, zapaterías, peluquerías, bares, restaurante chino, todo a 100, estancos, pescaderías, fruterías….) y algunos bancos permanecen cerrados. Está cerrada también la plaza de abastos. Otros, como el supermercado DIA, abrió a su hora habitual pero los mal llamados “piquetes informativos” (ya que todos sabemos que lo que menos hacen es informar, sino más bien amedrentar y obligar) les han hecho cerrar, no respetando pues el derecho de esos trabajadores a trabajar, un derecho recogido igualmente en la Constitución Española, al mismo nivel y no menos importante que el derecho a la huelga, también constitucional.

Los colegios y guarderías permanecen abiertos, así como algunos bancos y cajas de ahorros. También los centros de salud y las farmacias de guardia. Los ayuntamientos están trabajando también, así como otros organismos públicos tales como el Servicio Andaluz de Empleo.

El pequeño comercio, en cambio, está cerrado. El Digital de la Sierra Sur de Sevilla se ha puesto en contacto con diversos comerciantes y pequeños empresarios de la localidad de Estepa y todos nos han comunicado su intención de cerrar, pero no por estar convencidos de la necesidad de secundar una huelga general, sino simple y llanamente por miedo a los piquetes, a que estos les obliguen con violencia a cerrar o a que les hagan algún estropicio en sus locales comerciales que después, por supuesto, tendrían que pagar los propios comerciantes. Porque ya sabemos que a veces estos piquetes utilizan la misma violencia que luego denuncian sufrir por parte de la Policía y los gobiernos que no son de su mismo signo político.

Así pues habría que concluir que si la gente ha secundado la huelga por convicción, ésta podría considerarse un rotundo éxito pues, efectivamente, nuestros pueblos están mayoritariamente paralizados. Con los datos en la mano, el SAT podrá decir, y con razón, que la mayoría de trabajadores de la Sierra Sur han secundado la huelga.

Pero si la gente ha secundado la huelga simplemente por miedo, como parece ser, (al menos en los municipios no gobernados por IU) habrá que concluir que la huelga ha sido un rotundo fracaso. Y no sólo un fracaso esta convoncatoria, sino un fracaso de nuestra democracia. Porque si aún vivimos en una sociedad en la que unos pocos obligan a cerrar o no dejan trabajar a otros muchos que así lo desean, o quizás no los obliguen pero los trabajadores no se atrevan a abrir sus comercios por miedo a represalias, no podemos más que concluir que nuestra democracia no es tal, sino un fracaso porque estas formas de actuar son más dictatoriales que democráticas. No olvidemos que la historia nos ha dejado, desgraciadamente, siglos de dictaduras pero no sólo de derechas, sino también de izquierdas. Y no olvidemos tampoco que un autónomo, por ejemplo, es un empresario, pero también es un trabajador, y el que tiene un pequeño comercio pierde su jornal el día que no trabaja.

Así por tanto, el SAT y las demás organizaciones y partidos políticos que apoyan la huelga general en la Sierra Sur deberían de valorar si su llamamiento ha calado verdaderamente, si la gente ha secundado la huelga porque cree firmemente en sus reclamaciones -que, por otra parte, cabe decir que son justas, una cosa no quita la otra-, o si la la huelga ha sido seguida simplemente por miedo. Si así fuera, la convocatoria habrá sido un error y su seguimiento, un fracaso. Nuestra democracia no es como la americana, que tiene dos siglos de historia: nuestra democracia ”sólo” tiene 30 años, y no podemos defenderla volviendo a los modos, usos y costumbres de la etapa más oscura de nuestra historia reciente; de esa ignominiosa dictadura que privó a los ciudadanos durante 40 años de sus derechos y libertades.

 

Nace un nuevo medio de comunicación en la Sierra Sur de Sevilla

El Digital de la Sierra Sur de Sevilla nace con la vocación de ofrecer información veraz y objetiva de los diversos acontecimientos que se produzcan en los municipios que conforman la comarca de la Sierra Sur de la provincia sevillana.

Desde la información municipal a la cultural o cofrade, pasando por la económica, deportiva o social, cualquier evento, suceso, acto o proyecto puede tener cabida en nuestro diario siempre que sea un hecho noticiable, con interés para el lector y cuyas fuentes puedan contrastarse.

Forman el equipo de El Digital de la Sierra Sur de Sevilla profesionales de la información con amplia experiencia en Periodismo y Comunicación en general, no adscritos a ninguna ideología o partido político, por lo que todas las opiniones tendrán cabida en nuestras páginas, siempre desde el respeto y, por supuesto, rechazando cualquier intento de manipulación o de querer usar nuestro diario como altavoz para ofender o descalificar al contrario.

No nos interesa “servir” a unos frente a otros, sino que nacemos con la intención de servir a todos; de ser un medio de comunicación independiente en el que todos los que tengan algo interesante que comunicar puedan hacerlo, porque ésa será nuestra principal razón de ser: informar.

Cualquier ayuntamiento de la comarca, cualquier asociación, hermandad, entidad pública o privada en general o cualquier persona particular puede encontrar en nuestra sección Contacto nuestra dirección de correo electrónico a la que poder enviar la información que deseen y que, posteriormente, será o no publicada en función de criterios puramente periodísticos, como se hace en cualquier periódico impreso o digital de España y el mundo.

Cualquier hecho puede ser noticiable, siempre y cuando se presente desde el respeto y la veracidad. La ofensa, amparada en el anonimato que ofrecen los foros en Internet, no tendrá cabida en estas páginas. Sí, en cambio, la crítica, si ésta tiene fundamento y es constructiva, pues por algo vivimos en una democracia, donde todos pueden -podemos- opinar, siempre y cuando nuestra opinión no se base en el insulto gratuito o en el descrédito al otro.

Aunque somos conscientes de lo difícil que es ofrecer una información totalmente objetiva, pues los periodistas no somos objetos sino sujetos, nuestro ánimo es que la independencia, la verdad y la objetividad sean nuestra bandera y podamos servir de vehículo, de altavoz para todo aquello que sea reseñable en nuestros pueblos. Si lo conseguimos, habrá sido también gracias a ustedes, nuestros lectores, y habremos puesto nuestro modesto grano de arena en pro del desarrollo de la comarca de la Sierra Sur de Sevilla.

Anuncios