Cartas al director

Si quieres hacernos llegar tu opinión mediante una Carta al Director, envíanosla a nuestra dirección eldigitalsierrasursevilla@yahoo.es

Las cartas deberán tener una extensión máxima de entre 30-40 líneas y se debe adjuntar con ella fotocopia del DNI del autor escaneado. Las cartas se firmarán con el nombre y el primer apellido del autor. Este periódico no se hace responsable de las opiniones vertidas en esta sección, que pueden coincidir o no con la línea editorial de El Digital.

 

LA MADRE DE TODAS LAS INDEPENDENCIAS

Sr. Director:

El anhelo más íntimo de cada uno de nosotros es conseguir la independencia con mayúsculas, que comprende, a su vez, a la económica, la moral, la ideológica, la religiosa, la de manifestación, la de expresión, etc.

A mi entender, la madre de todas las independencias es la económica. Si no la conseguimos, no será nada fácil conseguir otro tipo de independencia. Es el primer paso para experimentar la estima de nuestro Ego.

Debemos desembarazarnos de las necesidades materiales para poder buscar las inmateriales. Si alguien duda de lo que escribo, nada más tiene que remitirse a cualquier filósofo o sabio griego o romano, a saber, Virgilio, Platón, Aristóteles, Arquímedes, Cicerón, etc, pertenecían a la aristocracia. Incluso los padres del comunismo, Engels y Marx, fueron gente burguesa y acomodada. Hasta mi admiradísimo Vicente Blasco Ibáñez lo fue.

Todos ellos tenían mucho tiempo para pensar porque no lo ocupaban en trabajar. Esa solaz vida les mantenía frescos y preparados para concebir ideas. Todos poseían una total independencia económica. Así se escribe la Historia de la Filosofía y el pensamiento.

Seremos más independientes en función de la menor supeditación a las necesidades materiales básicas a las que estemos sometidos. El hijo, en casa de su padre, no será independiente hasta que encuentre un nuevo modo de vida y se instale en su propia casa. La mujer esclavizada por su marido, no será independiente hasta que encuentre un modo de conseguir dinero y pueda exigir a su pareja respeto y un trato “Inter Pares”, de igualdad; o bien en su caso, independizarse de su maltratador. En ese momento, sentirá, de nuevo, la autoestima necesaria para vivir. Autoestima que expulsa de nuestras mentes multitud de fantasmas y nos permite afrontar la vida con un talante más filosófico e idealista, desde otro punto de vista libre de dependencias económicas.

Malos tiempos para la libertad con la bestia del paro apostada en todas las esquinas.

Víctor Mengual. Valencia.